UN MODELO DE NEGOCIO ENFOCADO EN LA ECONOMÍA CIRCULAR

Hay dos conceptos que en la actualidad han tomado mucha importancia en el mundo corporativo y no solo marcan el buen desempeño de un negocio, sino que pueden determinar su viabilidad a mediano y largo plazo.

El primero es el modelo de negocio que consiste en diseñar, o quizá develar el esquema sobre el cual está soportado un negocio estratégicamente hablando (“fundamentals”). Por lo mismo, y tomando como base la propuesta del modelo CANVAS[i], el análisis del modelo parte desde los intereses propios del o los segmentos de clientes a los que se atiende, en contraparte se concibe la propuesta de valor que la organización pone a disposición de cada uno de esos segmentos de clientes, se considera los canales por los que se presta la mejor atención posible a cada uno de los segmentos de clientes, se determina el tipo de relación óptima a mantener con cada segmento de clientes, como resultado de estas actividades orientadas hacia el lado del mercado debemos estudiar como llegan los recursos económicos a la Empresa. Ahora bien, desde el otro lado, el de la organización, hay que tener presente quienes son nuestros asociados claves en el negocio (internos y externos), cuáles son los activos que soportan el negocio (tangibles e intangibles), cuáles son las actividades que lo hacen posible, y para culminar el análisis interno de la organización hay que tener clara la estructura de costos que sustenta y hace posible el negocio.

En la gráfica se presenta la plantilla del modelo CANVAS que debe su nombre al género textil que durante siglos permitió elaborar un sinnúmero de obras maestras de la pintura universal. Como se puede apreciar la presentación visual es significativamente simple sin dejar de ser completa.

The Business model canvas

el modelo e negocios canvas

Por otro lado, la economía circular surge como respuesta a un mundo sofocado por la contaminación de elementos desechables que en un momento dado, en el siglo pasado, fueron concebidos para dar mayor comodidad al ser humano en el transporte, adquisición, almacenamiento y cuidado de muchos productos entre los cuales merecen especial atención los alimentos de consumo humano.

El término “circular” es utilizado en contraste al esquema lineal de producción y consumo en el cual los bienes se producían sin el menor cuidado de lo qué sucedía con los residuos luego del uso o del consumo. El esquema circular procura mantener productos, componentes y materiales dentro de la economía …. evitando la innecesaria generación de residuos y utilización de recursos nuevos no renovables.

Como se muestra en la siguiente figura[ii], el concepto de economía circular dentro del reciclaje no solo tiene virtudes ambientales sino profundamente sociales al permitir dignificar el trabajo de sectores sensibles y vulnerables de la población.

Sin duda esta nueva concepción económica demanda un alto grado de innovación que nos ha llevado a generar nuevos modelos de negocio

Uno de los más grandes desafíos que tiene la economía circular es el que se incluya como materia de educación general para promover su entendimiento y aprendizaje por parte de la mayoría, y también que sea considerada por los legisladores que generan políticas y regulaciones en los Estados y en los conglomerados[iii].

Dentro de este contexto Enkador S.A. y algunas otras empresas dedicadas al reciclaje de elementos plásticos en Ecuador manejan algunos modelos de negocios de economía circular[iv], tales como:

  • Productos basados en residuos reciclados: en la producción de resina PET a partir de envases post-consumo.
  • Materias primas generadas en productos usados, materiales, componentes o residuos: en la producción de madera plástica.
  • Insumos reutilizables o reciclables para la producción: con los elementos devolutivos retornables de los productos textiles.
  • Clientes “verdes”: especialmente en algunas relaciones B2B con empresas conscientes ambientalmente.
  • Restauración o remanufactura de productos, componentes o equipos: en la utilización de equipos dejados de utilizar en áreas cuyos negocios se han ido reduciendo.

El desafío sigue estando alrededor de las 3 R’s: reducir, reusar y reciclar; pero con una visión más técnica y profunda. Desde este punto de vista no es admisible una posición de absoluta prohibición al uso de algunos materiales como los plásticos, discurso que erróneamente se ha popularizado sin considerar que algunas alternativas pueden ser más negativas.

Varios plásticos, entre ellos el PET, presentan todas las características que lo hacen un material propicio para generar economía circular: es ampliamente utilizado en envases de un sinnúmero de productos, es recogido por recolectores de base (en nuestro país esto fue fomentado por el impuesto redimible vigente desde 2012), es conducido a través de cadenas logísticas hasta recicladores especializados que disponende la tecnología para volver esos residuos en resina que puede incorporarse nuevamente a envases de alimentos de consumo humano con total garantía sanitaria, y finalmente este proceso puede darse por varios ciclos.

Los modelos de negocio concebidos o asociados a la economía circular presentan una interesante alternativa no solo para sustentar la viabilidad del negocio, sino para evitar un mayor impacto ambiental del que ya hemos tenido hasta el momento.


Autor: Fernando Carrera – ASESOR EMPRESARIAL – Columnista invitado

Editor web: David Quisaguano

[i] Generación de Modelos de Negocio, Alexander Osterwalder e Ives Pigneur

[ii] www.reciclajeinclusivo.org

[iii] Can the circular economy end the era of “throwaway living”?, Yesh Pavlik Slenk

[iv] The circular economy: Four million business models and counting, Florian Lüdeke-Freund.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *